Toda la naturaleza habla de Dios

El mundo que nos rodea expresa una capacidad inagotable de compartir belleza, de manifestar ternura, de difundir amor.

La riqueza de bellezas y armonías que encontramos en lo grande y en lo pequeño, en la pizarra y en el madroño, en los jilgueros y en el endrino. En el amanecer y en el atardecer.

Observar el vuelo de una abeja, el incansable trabajo de las lombrices (mascotas de nuestra agencia de viajes), escuchar el canto de un jilguero en libertad… Pequeños gestos que liberan nuestro cuerpo de estrés y ansiedad.

Cada uno de nosotros, tenemos en nuestras manos más poder del que nos imaginamos. Con pequeñas decisiones diarias: qué comprar, dónde comprarlo, consumir productos de temporada, reducir, reutilizar y reciclar, cómo ir a trabajar, cómo es su casa, qué come, a quien vota…

Rechaza el exceso de envoltorios, el empaquetado superfluo; lo único que hace es complicar nuestra bolsa de la basura.

Los toldos y persianas ayudan a reducir la temperatura, en épocas de calor, de locales y transeúntes. Penalizar con más tasas el ahorro energético y la forma de vida de los autónomos va en contra de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles).

Apoya el pequeño comercio y las pymes, savia del modelo mediterráneo de ciudad.

Si te importa el futuro. Con pequeñas acciones que pueden lograr que el planeta se recomponga. Si nos sigues durante el nuevo año, te mostraremos formas muy sencillas con las que puedes poner colaborar en el cuidado del planeta.

Para el próximo 2022, te deseamos con todo nuestro corazón:

  • Que tus días sean muy felices
  • Que adquieras para tu vida el ritmo de la naturaleza: Su secreto es la paciencia
  • Que empieces a cuidar el futuro de todos

¡Cuidemos la naturaleza!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *